lunes, 3 de noviembre de 2014

Boardwalk Empire - El final de un imperio

Después de 5 años toca decirle adiós a Boardwalk Empire, una de las pocas series que podemos enmarcar dentro de la verdadera televisión de calidad, esa en la que cada minuto cuenta y en la que los actores, el guión y la imagen consiguen una combinación perfecta que cuesta muchos años olvidar. Se situará en mi "top 5" junto a Los Soprano, Six Feet Under, The Wire y Breaking Bad (casualmente todas menos la última de HBO). 

El problema de las series en las que el protagonista es un antihéroe es que cuanto más se acerca el final más seguros estamos de que recibirá su merecido, que el mundo será justo y él pagara por sus pecados, véase como ejemplo a Tony Soprano, Dexter o Walter White. Y nosotros, desde el otro lado de la pantalla, nos debatimos entre querer dejar con vida a este antihéroe al que tanto cariño le hemos cogido durante años o querer verlo redimirse de sus pecados, ya sea abatido a tiros o condenado a cadena perpetua. Qué crueles somos.

Con Nucky no ha sido diferente. Durante 5 años hemos ido viendo su evolución, y aunque en algún momento no nos haya caído tan bien (como cuando mató a Darmody), la realidad es que acabas cogiéndole cariño. Pero llegado el final, todos sabíamos que tenía que caer: le habían arrebatado todo lo que quería, no le quedaba ni el gran imperio que se había construido, ¿y quién es Nucky sin su Boardwalk?

La pregunta era quién. Quién sería el responsable de acabar con él de una vez por todas. ¿Sería quizás el propio Nucky, rindiéndose después de tantos años y nadando hasta ahogarse como vimos en la modificada intro? ¿Sería quizás alguien del FBI que lo metiera en la cárcel hasta pudrirse? ¿Quizás alguno de sus numerosos enemigos, como Luciano? 

Pues no. No fue ninguno de esos. Nucky es asesinado por el "pequeño" Tommy, el hijo de Jimmy Darmody y nieto de Gillian, a los que Nucky traicionó como nos han ido mostrando a lo largo de la temporada gracias a los flashbacks. Fue su primera traición, la primera vez que estaba ignorando el daño que le hacía a una niña inocente con tal de sacar él beneficio, el primer paso para convertirse en el Nucky Thompson que conocemos desde la primera temporada. 


Desde luego, yo no me esperaba este final. Y quizás sea el más justo de todos, un final perfecto y cerrado como una pescadilla que se muerde la cola, con el final de Nucky debido a su inicio, a su primera traición. Y nosotros, al otro lado de la pantalla, nos damos cuenta de quién es ese chiquillo que sostiene la pistola y no podemos negarle que tenga razón. Que las acciones de Nucky han llevado al desastre a su familia durante nada menos que tres generaciones. Y mientras vemos como nuestro antihéroe de desangra en su querido Boardwalk, nos quedamos tranquilos sabiendo que se ha hecho justicia. 

Junto a Nucky, nos hemos despedido a lo largo de esta temporada de muchos personajes, alguno de ellos muy queridos (muchísimo más que Nucky), como Chalky White, quién da su vida por la libertad de la chica a la que quiere y su nueva hija. No se ha perdonado perder a su familia después de la muerte de su hija, y desde luego no va a permitir que sufra nadie más por él, por lo que le entrega su vida al Dr. Narcisse y con un "alright then" nos despedimos para siempre de este genial personaje. 
"All a dream to begin with. Ain't nobody ever been free."



Otra de las muertes más espectaculares de la temporada ha sido la de Nelson Van Alden, un personaje sencillamente genial cuya evolución nos ha dejado a todos de piedra. Nos ha regalado grandes momentos a lo largo de todas estas temporadas (especialmente gracias al dúo que ha formado con Eli Thompson), y por ello debemos estarle agradecidos. Y por supuesto, su última escena es sencillamente épica, con unas últimas palabras que bien podrían haber formado parte de su epitafio. 
"I am Nelson Casper Van Alden! I am a sworn agent of the United States Treasury! And I swear by Jesus our lord that justice will rain down upon you if it is my last…"



Caen también, aunque menos espectacularmente, el payasete de Mickey Doyle, el Dr. Narcisse (por fin) o la última novia de Nucky, Sally. Al acabar la temporada no queda títere con cabeza, vaya. 

Pero no todos los personajes acaban pasando por la guillotina en Boardwalk Empire. Eli Thompson se salva por los pelos, y la última vez que ve a su hermano este le entrega el suficiente dinero como para volver a empezar, junto a una cuchilla para que se afeite y vuelva con su familia. Si su mujer lo acepta o no eso ya no lo dicen, lo dejan al juicio del espectador, pero personalmente creo y espero que sí pueda volver a casa. 


Luciano y Meyer se salvan también, aunque era difícil que no lo hicieran porque Terence Winter (el showrunner de Boardwalk y de Los Soprano) ha intentando dentro de lo posible mantener la concordancia con la historia de los personajes reales, y Luciano no muere hasta 1962 de un ataque al corazón en Italia y Meyer Lansky en el 83 de un cáncer de pulmón (aunque Nucky muere en el 68, pero si no hubieran cambiado esto no nos habrían sorprendido a ninguno). 

En cuanto a Al Capone, a pesar de no sufrir el final de sus compañeros, tampoco se escapa. Es apresado por el FBI, aunque sea con el pretexto de evasión de impuestos, pero no sin antes dejarnos una de las mejores y más emotivas escenas que le hemos visto interpretar: le vemos sentado junto a su hijo sordo en la cama, despidiéndose y mostrándose vulnerable, diciéndole que todo lo que ha hecho ha sido por él (¿no os recuerda esto a Heisenberg?). Desde luego, será un personaje al que echemos mucho de menos. 


Y por último, los dos únicos personajes femeninos que han durado hasta el final, Gillian y Margaret Schroeder. La primera, internada en un psiquiátrico por sus crímenes e intentando pedirle ayuda a Nucky, la única persona en la que puede confiar pero que a la vez es el origen de todos sus males. Y Margaret, completamente transformada en estos años en una mujer independiente que domina el mercado bursátil y de la que Nucky se siente orgulloso.

En general, ha sido una última temporada perfecta (aunque corta) para cerrar una gran serie. El final, por suerte para los que temíamos encontrarnos con uno estilo Los Soprano 2.0, ha sido cerrado, no dejando lugar a dudas acerca del destino y el futuro de Nucky ni de ninguno de nuestros protagonistas. Y así termina una de las mejores series de los últimos años, que formará parte de nuestras predilectas y a la que echaremos de menos cada año. Alright, then

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada